Si usas Windows 8, Windows 10 o Windows 11, seguro que te has fijado en que hay una forma muy rápida y cómoda de acceder a las principales herramientas internas del sistema operativo. Se trata del menú avanzado de Windows, una característica que se estrenó en Windows 8 y que se ha mantenido en las siguientes versiones, aunque con algunos cambios.

El menú avanzado de Windows es una de esas funciones que quizás no uses a diario, pero que te pueden sacar de más de un apuro o facilitarte la vida cuando necesites realizar alguna tarea o ajuste en tu PC. Yo lo uso bastante y te puedo asegurar que es una maravilla.

En este post te voy a explicar cómo puedes acceder al menú avanzado de Windows, qué opciones te ofrece y cómo puedes aprovecharlas para mejorar tu productividad y tu experiencia de usuario. Verás que es una herramienta muy útil que no querrás dejar de usar.

Cómo acceder al menú avanzado de Windows

Acceder al menú avanzado de Windows es muy sencillo y se puede hacer de dos formas:

  • Pulsando con el botón derecho del ratón sobre el botón de inicio, que se encuentra en la esquina inferior izquierda de la pantalla.
  • Pulsando las teclas “Windows + X” en tu teclado.

Al hacerlo, verás que se abre un menú contextual con varias opciones, que pueden variar según la versión de Windows que tengas instalada. Por ejemplo, en Windows 11, el menú avanzado tiene este aspecto:

Qué opciones ofrece el menú avanzado de Windows

El menú avanzado de Windows ofrece acceso rápido a distintas funciones y herramientas internas del sistema operativo, que pueden ser de gran utilidad para los usuarios más avanzados o profesionales. Algunas de estas opciones son:

  • Aplicaciones y características: te permite ver, instalar, desinstalar y configurar las aplicaciones que tienes en tu PC, tanto las que vienen con Windows como las que has descargado de la Microsoft Store o de otras fuentes.
  • Opciones de movilidad: te permite ajustar el brillo, el volumen, la batería y el modo de ahorro de energía de tu PC, especialmente si se trata de un portátil o una tableta.
  • Opciones de energía: te permite elegir el plan de energía que mejor se adapte a tus necesidades, ya sea equilibrado, alto rendimiento o ahorro de energía. También puedes crear tus propios planes personalizados y configurar el comportamiento del botón de inicio/apagado, la tapa o el botón de suspensión de tu PC.
  • Administrador de eventos: te permite ver y gestionar los registros de eventos de tu PC, que son archivos que almacenan información sobre el funcionamiento del sistema, las aplicaciones y los servicios. Los registros de eventos pueden ayudarte a diagnosticar y solucionar problemas, errores o fallos de tu PC.
  • Sistema: te permite ver y modificar las propiedades básicas de tu PC, como el nombre, el tipo, el procesador, la memoria, el disco duro, la tarjeta gráfica, el sistema operativo, la activación, la protección, el acceso remoto, el rendimiento, el entorno, las actualizaciones y la restauración.
  • Administrador de dispositivos: te permite ver y administrar los dispositivos que están conectados a tu PC, como el teclado, el ratón, la pantalla, la impresora, el escáner, la cámara, el altavoz, el micrófono, el disco externo, el USB, el Bluetooth, el Wi-Fi, el Ethernet, etc. Puedes instalar, desinstalar, actualizar, habilitar, deshabilitar, configurar y solucionar problemas de los dispositivos desde aquí.
  • Administrador de discos: te permite ver y gestionar las unidades de disco de tu PC, tanto las internas como las externas. Puedes crear, eliminar, formatear, cambiar el tamaño, asignar letras, activar, desactivar, cifrar y desfragmentar las particiones de disco desde aquí.
  • Conexiones de red: te permite ver y gestionar las conexiones de red de tu PC, tanto las inalámbricas como las cableadas. Puedes conectar, desconectar, habilitar, deshabilitar, configurar y solucionar problemas de las conexiones de red desde aquí.
  • Panel de control: te permite acceder al panel de control clásico de Windows, que es una herramienta que te permite ajustar y personalizar distintos aspectos de tu PC, como el aspecto, el sonido, el idioma, el teclado, el ratón, la fecha, la hora, la región, la privacidad, la seguridad, el usuario, la contraseña, el programa, el hardware, el software, etc.
  • Explorador de archivos: te permite acceder al explorador de archivos de Windows, que es una herramienta que te permite navegar, buscar, organizar, copiar, mover, eliminar, renombrar, comprimir, descomprimir, compartir y sincronizar los archivos y carpetas que tienes en tu PC, tanto los locales como los de la nube.
  • Buscar: te permite acceder a la herramienta de búsqueda de Windows, que te permite encontrar rápidamente lo que necesitas en tu PC o en la web, ya sea un archivo, una carpeta, una aplicación, un documento, una imagen, un vídeo, una música, un contacto, un correo, un calendario, un mapa, una noticia, un resultado, una definición, una traducción, etc.
  • Ejecutar: te permite acceder a la herramienta de ejecución de Windows, que te permite abrir o ejecutar cualquier programa, archivo, carpeta o comando que escribas en el cuadro de texto. Por ejemplo, puedes escribir “calc” para abrir la calculadora, “msconfig” para abrir la configuración del sistema, “cmd” para abrir la consola de comandos, “regedit” para abrir el editor del registro, etc.
  • Cerrar sesión: te permite cerrar la sesión actual de tu PC, lo que significa que se cierran todas las aplicaciones y se guarda tu configuración, pero tu PC sigue encendido y listo para que otro usuario inicie sesión con su cuenta.
  • Apagar o cerrar sesión: te permite elegir entre apagar, reiniciar, suspender o hibernar tu PC, lo que significa que se cierran todas las aplicaciones y se apaga o se guarda el estado de tu PC, para que puedas volver a usarlo más tarde sin perder nada.
  • Escritorio: te permite acceder al escritorio de tu PC, que es la pantalla principal donde puedes ver y acceder a los iconos, los accesos directos, la barra de tareas, el menú de inicio, el centro de actividades, el área de notificación, el reloj, el calendario, etc.

Cómo usar el menú avanzado de Windows para mejorar la productividad y la experiencia de usuario

Como ves, el menú avanzado de Windows te ofrece un gran abanico de opciones para controlar y optimizar tu PC. Te animo a que lo pruebes y lo uses con frecuencia, ya que te facilitará mucho la vida. Aquí te doy algunos ejemplos de cómo puedes usar el menú avanzado de Windows para mejorar tu productividad y tu experiencia de usuario:

  • Si quieres instalar o desinstalar una aplicación, no tienes que ir al panel de control o a la Microsoft Store, solo tienes que abrir el menú avanzado y pulsar en “Aplicaciones y características”. Allí podrás ver todas las aplicaciones que tienes instaladas, ordenadas por nombre, tamaño, fecha o frecuencia de uso. También podrás buscar, filtrar, modificar o eliminar las aplicaciones que quieras, o acceder a la Microsoft Store para descargar nuevas aplicaciones.
  • Si quieres cambiar el plan de energía de tu PC, no tienes que ir a la configuración o al panel de control, solo tienes que abrir el menú avanzado y pulsar en “Opciones de energía”. Allí podrás elegir entre los planes predefinidos de Windows, como equilibrado, alto rendimiento o ahorro de energía, o crear tu propio plan personal

0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *